TIMUR FAYZIEV

Comenzó su andadura profesional en 1965 en la prestigiosa Academia Estatal de Coreografía de Moscú.Tan pronto como tomó contacto con la disciplina Timur quedó embrujado por la magia del ballet y su mundo. Desde muy joven, gracias a su talento y dedicación a la disciplina del ballet, ya obtuvo la recompensa de poder bailar en el Teatro Bolshoi de Moscú. Más tarde, continuó sus estudios en el Teatro Stanislavsky donde estuvo trabajando profesionalmente durante 21 años.

A partir de 1971 destaca como primer solista en obras como “Esmeralda”, “La Cenicienta” o “Coppelia”, y así lo recogieron las críticas de esos años en todo Moscú. Su gran inquietud y desafío era plasmar sobre los gestos del baile el método estudiado, el método de interpretación Stanislavsky.

Rechazaba la idea de un teatro pomposo y de un apoyo excesivo del personaje en el vestuario o las escenografías, e incluso de los movimientos perfectos pero fríos del bailarín. Para Timur, esos movimientos perfectos debían estar apoyados desde el interior sobre unos sólidos sentimientos, de esa forma se puede sentir ese laberinto de sensaciones que se producen en escena, donde todo fluye por arte de magia. Donde se logra transmitir los sentimientos al público.

A finales de los 80, funda su propia academia de baile para dar continuidad a esa búsqueda incansable de la magia del ballet. Más tarde, en 1989, para dar salida y proyección a sus bailarines crea su propia compañía. Todos los espectáculos de su compañía llevan su sello, todos se construyen a partir de las leyes de la escena dramática, investigando la psicología de cada uno de los personajes y educando a los bailarines como actores que interiorizan cada momento del espectáculo.

Cualidades como el temperamento dramático, la virtuosa técnica y el dibujo del personaje conforman los rasgos distintivos de los artistas de esta compañía.